sábado, 20 de febrero de 2010

En los últimos días

Mi panza se está haciendo el hábito de hacerme renegar.
Ví tres películas tristísimas en menos de una semana.
Sentí ganas de pasar los videos en vhs de cuando era pequeñita a dvd así los puede ver.
Escuché una canción y me hizo llorar.
Comí muchísimo helado.
Estudié.
Aprendí a hacer pulseritas en macramé.
Me ajusté las zapatillas y bailé al ritmo de Kusturica & the no smoking orchesta.
Mis celos se dejaron ver más que nunca. (eso es mucho)
Hice jugar al tesoro escondido a mi señorito. (encontró el tesoro)

Fin.

4 comentarios:

Monchito dijo...

Como se nota que en verano todo se pincha. En la última quincena creo que tuve 0 (cero) ideas brillantes para escribir.
¿Sabes? Me gustaría charlar con vos un rato amenamente. Considerando los grandes adelantos de la tecnología moderna tal vez podamos hacer algo. Mmmmmm, ¿Tenes una lata?

R. dijo...

Ya me andaba preguntando yo cómo había terminado eso del tesoro. ¡Me alegro!
PD: No estudies, es una invencion del capitalismo, se aprende mas viendo animé jajaja

gabriel dijo...

debría empezar a hacer listados yo tambien...
abrazo

Homero Thompson dijo...

me adhiero a "R" con el pensamiento del estudio y el animé.

En cuanto al texto, opino que los años no vienen solos...vienen acompañados de estas cosas, suelen ser maravillosas hasta que caemos en la cuenta de que esas son cosas que hacen los "VIEJOS"...

al minuto siguiente nos encontramos frente a medio kilo de helado, mirando como crece el pasto...

(historia verídica)