lunes, 16 de noviembre de 2009

Tragar

Pensaba que estaba pensando que pensaba mucho, y pensaba y pensaba y mis pensamientos se acoplaban con otros pensamientos, se intersectaban unos con otros, se encimaban impidiendo que pueda pensar en cada unos de ellos, valga la redundancia. No se dejaban entender, no se dejaban procesar. Ni siquiera podía escupirlos, tenía que tragármelos, de a varios por vez. Engullirlos sin poder saborearlos ni siquiera un poquito.
Después me distraje y tales pensamientos quedaron olvidados completamente. Así como las cosas pequeñas quedan olvidadas en el fondo de un baúl, entre las cosas grandes que las esconden; hasta que un día alguien mete la mano y FLUM un pequeño tesoro que vuelve a nacer.
Quizás eso pase algún día con mis pensamientos, quizás no. Por ahora mucho no me interesa.

2 comentarios:

Antonio Rodriguez dijo...

Crees realmente que siempre hay un bello tesoro que vuleve a nacer?

Anónimo dijo...

hologfont sailing clinpharm jolantampic elucidating savgadh lieberman architect antioxidant bayesian honored
semelokertes marchimundui