lunes, 14 de septiembre de 2009

Varieté

Me pregunto si alguna vez me convertiré en una de esas ancianas que se pasan escrupulosamente cada tarde atrás de la ventana que da a la calle, en sus jardines delanteros o directamente sobre la vereda de su casa, observando cada exacto movimiento que se produce en el barrio.
Me pregunto lo que esas señoras - y también señores -, piensan en el momento que te ven pasar, cargando una bolsa del supermercado, corriendo el colectivo, o bien volviendo a casa después de un largo día.
Me pregunto si es la muerte - a la que sienten tan cercana - la que los incita a fabricar historias de vidas, porque las suyas ya están por terminar, porque ya tuvieron un desenlace, o quién sabe por qué; entonces nosotros nos convertimos en los héroes de sus historias cotidianas.

________________línea separadora________________

Hacía casi un año que no me cruzaba al "Loco Omar" (un señor chiflado que solía deambular por los alrededores de mi antigüa escuela, gritando "sálvese quien pueda"). Este fin de semana lo ví dos veces.
El domingo pasé con el colectivo por el parque Scarabrini Otríz. Había una barrileteada, nunca habías visto tan ENORME cantidad de barriletes juntos. Absolutamente todas las personas en el colectivo se dieron vuelta para observar como los barriletes pintaban el cielo con hermosos colores, todos menos "El loco Omar" que seguía rascandosé su desprolija y sucia barba.

________________línea separadora________________

No me extraña que se me haya pasado la fecha del aniversario de mi blog, apesto para recordar fechas. Curiosamente se me pasó cuatro días (el cuatro es mi número favorito). Felicidades a mi blog entonces.

4 comentarios:

Rafa dijo...

Convincente varieté (palabra tan usada como un bidé[t]). Me alegra que vuelvas a tu blog, aunque se te pase su aniversario.

Y debo avisarte que no son sólo viejos: yo también, cuando por fuerza dispongo de un rato de espera sin libro alguno, sino estoy rezando, estoy viviendo historias agenas. Es más, hace poco llegué a la inverificable conclusión (por lo tanto no es cienfífica) de que puedo capturar un instante de pensamiento de otra persona con sólo mirarlo fijo. Le saco una foto con mis ojos y ya con la sola expresión en su lugar, sé qué está pensando. Aunque ni él mismo lo sepa.

Anónimo dijo...

Sorprendente reseña tan asintótica a la barrileteada, considerando el nombre del blog.

Fran dijo...

El tema de las viejas/os que nos espian cada movimiento que hacemos creo que se trata mas que nada de una entidad secreta a la que algún día podremos optar por entrar o no. La panadera, un par de tias y mi madre creo que ya forman parte...

"La comunidad chusma" logre bautizarla, pero no se, es una hipotesis :p

Felicidades aniversariales por el blog! ;)

chabela dijo...

Hola!
Entré, te leí, me gustó.
Ja ja ja! Eres ágil en tus relatos, y tienes una forma de jugar con tu ingenio y las palabras que me agradan. Eres joven, yo soy muy mayor... y quisiera decirte que son tan diversos los motivos por los que nos ponemos tan observadores!!!
En mi caso, me he vuelto mirona. Pero miro en cada detalle las plantas, los pájaros, los animales , los niños y los personajes que como el loco de tu barrio, en el mío también suelen aparecer con nombre y sobrenombre.
Ya ves, habrá más de una que se vuelven como yo , otras que como muchos jóvenes boyeristas se alimentan de la vida privada de los demás. Y esto último no es cuestión de edad.
Me gusta que tú también seas observadora,tanto de lo que te rodea como de los escritos de los que también en mi han dejado su huella.
Me gusta tu blog, te seguiré.
Feliz vida!