viernes, 26 de junio de 2009

Pequeño relato

Finalmente lo había logrado, un poco de esa pequeña infusión y ¡Voilá!
Pensar que había estado más de la mitad de su vida trabajando arduamente para conseguirla. Su vida estaba concentrada en esas tres miserables gotas, 38 largos años encerrados en un frasco.
La felicidad alcanzada hacía unos pocos minutos fue reemplazada, pisoteada, arrebatada por todos esos pensamientos que, sin duda, llegaron tarde.

3 comentarios:

Caracol dijo...

#%"#(%"")(#/")#%"& desconexo literario #/%&#"%)(/#" /// "One, two, three, four
Can I have a little more?
five, six, seven eight nine ten I love you" /// #%"#(%"")(#/")#%"& desconexo literario #/%&#"%)(/#"

Clarita dijo...

(:

rafa dijo...

No, no tenía que matarme pensando qué era el invento :D
¿Pero qué era el invento? Jajajaja, suertee,

rafa